Noticias

La UPNA trabaja en un proyecto para calcular biomasa de cereal mediante imágenes obtenidas por satélite y por dron

Investigadores de la Universidad Pública de Navarra están llevando a cabo un proyecto para conocer las posibilidades de estimar, mediante imágenes obtenidas a través de satélite y dron, la cantidad de biomasa producida en parcelas de cereal, tanto en secano como regadío

En el proyecto colabora también el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER), que se encargará del análisis de muestras en laboratorio para evaluar su potencial energético.

“Vamos a utilizar dos tipos de imágenes —
explica Jesús Álvarez Mozos, del departamento
de Proyectos e Ingeniería Rural—: las
procedentes del satélite Sentinel­1A y las que
obtendremos con un dron. “

El satélite Sentinel­1A (puesto en órbita en abril de 2014) es el primero de la constelación Sentinel de la Agencia Espacial Europea que constituye la base del programa Copernicus de observación de la Tierra. Por otro lado, el dron o RPAS (del inglés Remotely Piloted Aerial System) que se va a utilizar es un diseño de Technidrone, empresa navarra de reciente creación dedicada al asesoramiento, mantenimiento y fabricación de estos equipos.

El proyecto tiene una duración de un año. La información sobre biomasa que darán las imágenes del dron estará basada en el color, por lo que “cuando la cubierta de cereal es densa, aunque el cultivo siga creciendo en altura, el valor obtenido será un indicador máximo, una biomasa máxima, y puede generar un problema de saturación”, explica el profesor Álvarez. Este problema, sin embargo, puede ser compensado en la comparativa con las imágenes del satélite, “donde ese efecto de saturación de las imágenes ópticas no se produce”.

Los investigadores esperan que el proyecto permita ampliar conocimientos y facilitar la gestión agrícola. “Imaginemos, por ejemplo, que a mitad de la campaña un agricultor quiere saber cuál es el estado del cultivo en sus parcelas, si tienen que aportar una dosis extra de abonado o regar más. Podría ser factible hacer un vuelo con un dron, hacer un diagnóstico y detectar zonas donde hubiera algún problema. De forma análoga, una cooperativa agrícola podría hacer un análisis similar a una escala más amplia utilizando imágenes de satélite”.